La película analógica se resiste a ser jubilada…

¿Por qué algunos de los más renombrados directores de cine se resisten a utilizar las cámaras digitales?

Existen diversos motivos, algunos de ellos compartidos por la mayoría de ellos. Curiosamente como sucede en otros foros de la vida, la resistencia al cambio suele ser un factor determinante a la hora de asumir nuevas tecnologías o flujos de trabajo, porque en definitiva, es lo que siempre han utilizado y a lo que están acostumbrados.

En los próximos meses veremos estrenos de películas como “The Hateful Eight” de Quentin Tarantino, o Star Wars – «El Despertar de la Fuerza» de J.J. Abrams, ambas rodadas con película analógica.

La película analógica, o de celuloide, como se le conoce tradicionalmente es sin duda parte del cine desde el prinicipio de los tiempos y muchos no pueden entender el cinde de otra manera, ya sea por sus arraigadas costumbres, fieles a un romanticismo o simplemente porque no hace falta probar nuevas cosas si estamos bien como estamos. Y uno de los racionamientos más interesantes que atribuyen a la película analógica es que proporciona un «toque cinematográfico» que difícilmente se puede reemplazar con el fotograma digital.

Para muchos de los directores reacios al espacio digital los procesos digitales no son de «la misma calidad», como los que dicen encontrar en la película analógica. De alguna manera los perciben de una calidad inferior. Y aunque esto pudo ser cierto hace un par de años atrás, el rodaje en digital ha superado la calidad de la película de celuloide a día de hoy, y continuará haciéndolo aún más en los próximos años.

Dudar de la evolución de los actuales equipos audiovisuales es muy cuestionable, y esta sí que es una opinión muy personal, ya que estos han basado dicha evolución en parámetros heredados de las películas analógicas, de hecho todo sigue girando en torno a esos parámetros. De ahí, que se conozca al full frame de los sensores de las cámaras como una medida equiparable al fotograma de 35mm de toda la vida en el cine. Esto ha permitido fijar una estandarización para los flujos de trabajo de cualquier producción. Por tanto, se mantienen estandares tradicionales y por otra parte se ha ganado y mucho, tanto en la calidad de dichos sensores, de las ISO disponibles en las cámaras o de los píxeles disponibles para cada fotograma. Los cuales siguen creciendo y creciendo, desde el Full HD hasta ya pasar los 6K de resolución.

Otros atribuyen razones estéticas para la elección de la película analógica, pero también son argumentos poco realistas, ya que el rodaje digital y su postproducción han sido capaces de igualar o incluso superar cualquier calidad o «look» estética de antaño.

En cualquier caso, es casi imposible prescindir del paso por algún proceso digital a día de hoy. Da igual si ruedas en analógico o exclusivamente en digital. Casi no hay producción convencional que no pase por el proceso de DI (Digital Intermediate), donde todo el trabajo que solía hacerse ópticamente en laboratorios ahora se hace en un software digital.

Hasta la proyección se ha vuelto completamente digital en muchos lugares del mundo, y el número de teatros que todavía proyecta la película de celuloide está disminuyendo rápidamente, y con buena razón.

El debate está abierto, nosotros somos 100 % digitales… Simplemente porque iniciamos nuestro camino en este soporte y porque siendo realistas y honestos, nos resultaría económicamente inviable hacerlo en soporte analógico.

No es un post de crítica, ni de reinvidicación del rodaje digital. De hecho, grandes directores han hecho y seguirán haciendo grandes trabajos en formato analógico. Es un post de reflexión y de curiosidad sobre este complejo mundo audiovisual.

Mientras lo que veamos tenga una calidad alucinante, que nos importa (como espectadores), si fue rodado en digital o en analógico.

Por último, queríamos compartir un par de links relacionados:

  • Esta interesante entrevista realizada a Brad Rushing respecto a sus preferencias respecto al tema: Ver entrevista
  • Una lista de películas filmadas en película de 35mm durante el 2014: Filmmaker Magazine

 

El debate está servido. ¿Tú que prefieres?

Bedeo Staff
Sin comentarios

Publique un comentario

Al continuar utilizando esta página web, usted acepta el uso de cookies. Más información

La configuración de cookies para este sitio web necesita que "acepte las cookies" para darle la mejor experiencia de navegación posible. Usted puede continuar utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o puede hacer clic en "Aceptar", abajo a la derecha, aceptando el uso de las mismas.  

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Cerrar